Posteado por: Filología UNLP | septiembre 28, 2016

Homenaje a Anabela Viollaz

El viernes pasado presenté el texto “Archivo y borrador” con un relato de cómo fue que llegó un inédito de Derrida a una compilación de un grupo de investigación de la UNLP.

La historia, les dije, había comenzado con un gesto de Anabela Viollaz. Llamada a comentar el diálogo en francés, ella decidió que en lugar de detentar el poder de interpretación, era mejor traducir el texto y repartirlo entre las compañeras y compañeros del seminario. Ese gesto dio comienzo a una cadena de amistad que llegó hasta la publicación.

Lo que yo no sabía era que este año, en el mes de setiembre, Anabela había muerto en un accidente cuando iba en su bicicleta. Lo supe a la salida de la clase y me tomó este tiempo escribir. Busqué su nombre y encontré un artículo suyo publicado en El toldo de Astier donde habla de transformar la realidad por medio del arte y la educación. Mejor dicho, cuenta una experiencia donde eso sucede efectivamente.

¿Hay contradicción entre la joven alumna que traduce a Derrida para que se entienda, y la joven profesora que trabaja con la comunidad Quom en el Barrio Malvinas? Me gusta pensar que no… Yo sólo veo la misma luz y la misma generosidad en la persona que tuve el privilegio de conocer.

Les dejo el enlace al artículo Malvinas cuenta: ¡para que aprendas!, para los que quieran conocerla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: